Dave Joerger, el reconstructor de los Grizzlies

*Nota: Artículo originalmente publicado por Álvaro Carretero en Planeta Deporte

El nombre de Dave Joerger ha sonado con fuerza desde el verano pasado. Tras destituir a Lionel Hollins por motivos extradeportivos, Memphis nombró entrenador jefe a su asistente, un Joerger hambriento a la espera de una oportunidad.

Tras un inicio poco prometedor, enderezó las riendas del equipo hasta firmar otra temporada brillante, aunque con un regustillo amargo. En esta, no obstante, sus oseznos aspiran a la cúspide de la NBA. Conocemos mejor la carrera deportiva de uno de los entrenadores del momento.

De jugador universitario a entrenador

La historia profesional de Dave Joerger es de lo más anómala. Sin salir de su Minnesota natal durante su etapa estudiantil, incluida la universitaria, Joerger abandonó el mundo del jugador de baloncesto para dedicarse por entero a su verdadera pasión: entrenar.

Jamás pensó en continuar una trayectoria vestido de corto con la que no tenía oportunidad de asomar la cabeza. Cabeza que, por otro lado, estaba repleta de sistemas, tácticas, esquemas… Era lo que comúnmente llamamos, la prolongación del entrenador en el campo. Un entrenador más, en su caso.

Recién cumplidos los 23 años, tras acabar su periplo con la humilde Moorhead State, los Dakota Wizards, de la International Basketball Association (IBA), le dieron su primera oportunidad como asistente y General Manager (1997).

Apenas tardó en hacerse con el control del equipo como entrenador jefe, disparando la franquicia hacia un éxito inusitado. En el 2000, su primer año como primer entrenador, logró el mejor balance en Regular Season con los Wizards y, tras llegar a las Finales e ir perdiendo 0-2, dio una auténtica clase maestra de cómo recomponer un equipo para remontar y llevarse el título.

Se fraguaba un gran entrenador y los peldaños que observan curiosos desde arriba, comenzaron a echarle miradas de soslayo, observando disimuladamente un joven más que prometedor.

Joerger sufrió entonces también la bancarrota de la IBA, entonces con Isiah Thomas como propietario. IBA, IBL y CBA (Continental Basketball Association, no confundir con la liga China), tuvieron que unir fuerzas y fusionarse en un turbulento proceso para sobrevivir a duras penas.

Pero Joerger había tenido tanto éxito, gozaba de tal confianza dentro de la franquicia, que no pensaba moverse. Un año después, repetía gloria levantando su primer título de la recién estrenada CBA.

Ambos años le valieron para ser coronado como Mejor Entrenador en 2000 y 2001. Su sello de identidad había quedado marcado para siempre: trabajar con lo que le den; recomponerlo hasta ganar.

Tras mantener a su equipo en la cumbre en Regular Season de forma imperturbable, Joerger ganó su segundo título CBA en 2003, tras haber rearmado medio equipo, que había puesto rumbo a la NBA.

Al año siguiente, dejó los Wizards por primera vez para firmar con los Sioux Falls Skyforce (ahora equipo asociado de los Miami Heat en la D-League). Con ellos también lograría, por cuarta vez, el galardón como Mejor Entrenador y el tercer título de la CBA, cuarto con el de la IBL.

La experiencia no duró mucho, ya que en 2006, solo un año después, Joerger volvió a los Wizards, su primer equipo, cuando la D-League realizó una ampliación e incluyó a los Skyforce, los Wizards y Idaho Stampede. Como era de esperar, tuvo un éxito fulgurante e inmediato.

Logró el mejor balance en Regular Season y pasó por encima de todos los equipos en Playoff, coronándose como campeón de la D-League en su año de debut como entrenador y como equipo, algo nunca antes visto.

Ahora sí, Joerger atraía las codiciosas miradas de la NBA con todo el descaro. ¿Quién era ese entrenador de 32 años que había aplastado a todos los aspirantes?

Salto a la NBA

La rumorología fue in crescendo durante todo el período estival. Incluso antes de que Joerger consiguiera el título de la Liga de Desarrollo. No faltaron las ofertas, las entrevistas… todos querían contar con semejante talento emergente entre sus filas para, algún día, darle los mandos de su franquicia.

Joerger había demostrado ser un maestro entrenando underdogs, haciéndoles campeones sin quejarse de sus limitaciones. Simplemente, amoldando el equipo que cogía a una nueva campaña y recomponiéndolo sobre la marcha si era necesario. Así ha sucedido también en Memphis desde que llegó.

Los Grizzlies fueron los más hábiles en su contratación y se llevaron el gato al agua. Tan extraño es que un entrenador procedente de la D-League acabe en la NBA, que es solo el sexto en toda la historia en conseguirlo. Pero su prestigio estaba por las nubes.

Joerger había conseguido en menos de 10 años más títulos de las competiciones menores de EE.UU. que leyendas como Phil Jackson, George Karl, Flip Saunders y Eric Musselman juntos. Joerger se unió definitivamente a la franquicia de Tennessee en la temporada 2007/2008 como asistente de Marc Iavaroni.

Aprendiendo de la franquicia en una etapa complicada, que acabó con la destitución de este en 2011. Memphis alcanzó los Playoff por última vez en 2006, justo el año que Joerger llegaba a la franquicia.

Desde entonces, períodos de sequía, de foguearse entre los últimos puestos de conferencia… Un auténtico desastre sumido en una vorágine de pésimos resultados que parecía no tener fin. Los Grizzlies estaban atrapados entre sus propios escombros.

No obstante, los años más duros de la historia reciente de Memphis sirvieron a su ahora técnico para valorar este tipo de situaciones y enfrentarse a ellas. Y lo demostró en el peor momento de su carrera, en la temporada pasada (13/14).

Cuando acabó diciembre, Memphis se situaba con un balance de 17-21, muy alejado de la zona de Playoff. Y más teniendo en cuenta la fortaleza que estaban demostrando otras franquicias. Joerger hizo reaccionar a su equipo, vinieron refuerzos y no dejó caer a los suyos pese a todas las adversidades.

Llega Lionel Hollins

Pese a todo, pasado el mal trago, 2011 fue un año brillante para él. Lionel Hollins aterrizó en un equipo descarriado y sin cambio aparente y lo revolucionó desde los cimientos. Creó un nuevo perfil de plantilla, sacó el máximo rendimiento de Marc Gasol, su pupilo favorito, y Zach Randolph, esa fuerza de la naturaleza que choca con su defensor para anotar, en lugar de hacerse el hueco antes en no pocas ocasiones. Joerger fue promocionado a primer entrenador asistente por su buena labor. Ya había demostrado en 2009 todo su repertorio.

Memphis le dejó dirigir la Summer League de Las Vegas para ponerle a prueba. Joerger, especialista en dirigir equipos de esas características, finalizó el torneo de entrenamiento con un inmaculado 5-0. Y la expectación creció aún más.

Los ojos de propietario y GM brillaban imaginando la perla que tenían entre sus filas. Como al mejor de los jugadores drafteados, había que mimarle y conseguir que se empapase de conocimientos hasta hacer de él un gran entrenador NBA. Cosa que tampoco era difícil, ya que Joerger siempre había sido el alumno aventajado de la clase.

Tras haber vivido los más duros fracasos, fue partícipe directo de los grandes triunfos de Hollins, de la reconstrucción, de los nuevos sistemas… Por eso tuvo el buen talante y mejor criterio de respetar su obra cuando, el verano pasado (2013), consiguió el puesto de entrenador jefe a los 39 años.

Pero él también tenía su propia perspectiva, y el equipo necesitaba reajustes. Nunca fue tan temerario de pedir estrellas, ni jugadores con un caché más elevado de la cuenta. Le valió con Courtney Lee, que dotó al perímetro de una frescura de la que carecían.

Y, ya en esta temporada, subió el pistón trayendo a Vince Carter, Jeff Green, mostrando interés en Andray Blatche o negándose a traspasar a Koufos. El perímetro, la debilidad del equipo, es ahora temible.

Con todos sus efectivos sanos, con un perímetro reforzado y puntos en sus manos, no tan dependiente de Conley casi en exclusiva, puso a carburar la antigua maquinaria de Hollins con varios remaches. Y tiraron, vaya si tiraron.

Joerger consiguió desde aquel 17-21 (diciembre de 2013) un total de 33 victorias y 11 derrotas, finalizando séptimos en la salvaje Conferencia Oeste con un global de 50-32.

Memphis protagonizó esa descarnada carrera de fondo junto a Dallas y Phoenix por ocupar una de las cotizadas plazas de Playoff, y se encargaron de ganar a ambos, Suns en la última jornada, para asegurar su pasaje. Y, ante Oklahoma, tuvieron la serie en la mano un 3-2 y jugando en casa.

Presente de Dave Joerger

Los rumores este verano en torno a su figura han sido constantes. Se especuló con una mala relación con Robert Pera, actual propietario de la franquicia. Incluso, su Minnesota natal parecía tenerlo atado para sustituir a Adelman, con el beneplácito de los Grizzlies.

Pero, por sorpresa, Pera contraatacó y se negó a dejarle ir, asegurando que quería a Joerger en su equipo y afirmando categóricamente que ambos estaban de acuerdo.

“Después de un diálogo abierto y honesto con Dave, se hizo evidente que estaba totalmente comprometido. Esperamos con ansia ver a Dave reconstruir sobre el proyecto que ayudó a establecer en los últimos siete años y estamos comprometidos con traer el campeonato a Memphis”

Jorger sigue apuntalando dichas aspiraciones de los Grizzlies por lograr un anillo. Este año, además, trabaja con la presión de la posible marcha de Marc Gasol (agente libre en verano), si no hay una aspiración real.

Ya no vale competir. Ya no vale quedarse a las puertas.

Todo este contexto ayuda también a comprender por qué Memphis se ha reforzado tanto y tan bien. Pero, sobre todo, no perdamos de vista a este entrenador, porque se le augura un brillante porvenir en la NBA y, posiblemente, logre su codiciado anillo más pronto que tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s